Make your own free website on Tripod.com
A\ L\ G\ D\ G\ A\ D\ U\ y Al Progreso de la Humanidad

S\ F\ U\
 
 

La Col\ perdida del Pórtico de Entrada de la F\ M\



Todos los Pórticos de Entrada de todas las Logias del mundo cual fuese la Obediencia, al igual que el Templo del Rey Salomon tienen dos Columnas. Sin embargo, el Pórtico de Entrada de la Francmasoneria en general tiene una sola Columna.
Son las preguntas que va a abordar la presente plancha.
 
 
¿Qué nos dice nuestro Ritual?
Referente a las dos Columnas del Pórtico de Entrada de nuestras Logias, nuestro Ritual nos dice entre otras cosas que la Columna "B\ " es femenina, marca la influencia del exterior sobre el interior. Es símbolo de la receptividad pasiva, de la asimilación, de la rectificación y de la gestación. Incluye todos los fenómenos interiores que preceden necesariamente el nacimiento de la Luz iniciática. Simboliza también la fuerza, irresistible poder del trabajo perseverante al cual ningún obstáculo puede resistir: el trabajo sabio y ponderado.
De otro lado, el estudio de los símbolos de nuestras Logias, y más que todo el simbolismo de las dos Ccol\ del Pórtico de Entrada de nuestras Logias nos lleva de manera natural al estudio de la Ley de la Polaridad. La Ley de la Polaridad nos enseña a distinguir en TODO, aparentes opuestos, diferencias ... para luego indicarnos que estos supuestos polos opuestos son pura ilusión y que en realidad no son nada más que aspectos opuestos de un solo UNIDAD, de un TODO. Si la Ley de la Polaridad se encuentra EN TODO, con más razón debería de encontrarse de manera universal en la Fransmasoneria. Pero, desafortunadamente, no es el caso ya que la Fransmasoneria en su mayoría tiene solamente una Columna.
¿Pero, cuál es la Columna que hace falta al Pórtico de Entrada de la Francmasoneria y porqué?
Nosotros, los Masones, nutrimos las dos Columnas ubicadas en la entrada de nuestros Templos. Así, decimos cuando hacen falta Hermanos para abrir los Trabajos que "las Columnas están desnutridas". Son sus miembros que dan razón de ser a nuestros Templos. A falta de ellos, se abaten desafortunadamente a veces las Columnas de algunas Logias.
Pero, hay que nutrir nuestras Columnas adecuadamente, de acuerdo a su naturaleza.
Sin embargo, la Francmasoneria en su mayoría no lo hace adecuadamente, solo nutre una de sus dos Columnas. En efecto, la mayoría de nuestras Logias están solamente constituidas por hombres. No admiten en su seno a las mujeres. En consecuencia, sus Trabajos solo alimentan la Columna masculina "J\ " y por esta razón, se señala en esta humilde plancha que al Pórtico de Entrada de la Francmasoneria en su mayoría, le hace falta una Columna y la Columna que le hace falta es la Columna "B\ ", femenina, que debería ser universalmente alimentada por la energía emanada de Hermanos trabajando en todas nuestras Logias.
Si aceptamos ver lo que nos enseñan nuestros rituales y principalmente el simbolismo de las dos Columnas del Pórtico de Entrada de nuestros Templos, común a todos, cual fuese la Obediencia, olvidándonos un instante de Linderos, de asuntos de regularidad vs irregularidad, podremos apreciar claramente que éste nos indica que la Mujer tiene que estar presente en nuestra Orden.
Así, del mismo modo que las Columnas "B\ " y "J\ " simbolizan polos opuestos, el Hombre y la Mujer representan los dos polos de la Humanidad. Al aceptar solamente hombres en su seno, nuestra Orden pretende trabajar al bien de la Humanidad cuando en realidad solo esta actuando sobre uno de estos dos polos.
Al actuar de este modo, nuestra Orden esta equivocada y más bien está yendo en contra de su objetivo. En efecto, esta contribuyendo a la construcción de una Humanidad desequilibrada, dando privilegios al hombre al brindarle un conocimiento mayor que a la mujer, creando una brecha entre los dos, propiciando incomunicación e incomprensión, pudiendo hasta fomentar el dominio del hombre sobre la mujer.
Al no recibir mujeres en nuestros talleres, significa que no hemos entendido las enseñanzas de la polaridad de las Columnas "B\ " y "J\ " y vamos en contra de nuestros principios de "reunir lo que esta disperso", y, por lo tanto de reunir el hombre y la mujer, para construir una Humanidad de paz y armonía. Si sentiríamos verdaderamente el simbolismo de polaridad de nuestras Columnas, ya no crearíamos más diferencias donde no existen entre dos seres humanos (el hombre y la mujer) de dos aspectos diferentes pero de una misma y sola esencia, y, buscaríamos trabajar al desarrollo espiritual de ambos para que finalmente se fusionen haciendo UNO contribuyendo entonces al equilibrio de la Humanidad: Gran Obra que se propone realizar la Fransmasoneria.
¿Qué debería hacer la Francmasoneria para recobrar su frontis completo con sus debidas dos Columnas y así recuperar dignidad ante la Humanidad para la cual se propone trabajar?
La Gran Obra de la Francmasoneria puede resumirse en construir una Humanidad cuyos Principios sean "Libertad, Igualdad y Fraternidad" entre todos los seres humanos. Dichos Principios rigen la forma de llevar nuestros Trabajos y nuestras relaciones entre Hermanos. ¿Pero, cómo generalizar estos Principios en la Humanidad si en nuestras Logias no integramos a las mujeres?
De otro lado, la Fransmasoneria plantea concretar su Gran Obra trabajando al desarrollo moral y espiritual de los individuos, los cuales a su vez tendrán alguna influencia sobre su entorno para paulatinamente tener incidencia sobre el conjunto de la Humanidad. ¿Pero, cómo lo logrará si en su mayoría solamente integra a hombres, negando a las mujeres el acceso a sus Logias?¿Cómo construirá una nueva Humanidad, actuando solamente sobre la mitad de ella?
Si la Francmasoneria quiere realmente tener una oportunidad de cumplir con su Gran Obra, tiene que olvidarse de futilidades de "regularidad/irregularidad", de Linderos ...: conceptos muy recientes que la alejan de su verdadera esencia. Al igual que el Aprendiz, la Francmasoneria tiene que realizar un trabajo de introspección, dedicarse más al estudio del simbolismo y regresar a sus Principios de "Libertad, Igualdad y Fraternidad". Así, la Fransmasoneria podrá entonces darse cuenta que para lograr la Libertad de la Humanidad y la Igualdad entre los seres humanos, La Fransmasoneria tiene que empezar por reconocer la Fraternidad entre los hombres y las mujeres en sus Logias.
Roguemos entonces que la Francmasoneria saque el vando que le ciega los ojos y pueda ver la Luz que le permita encontrar su Columna perdida para que así recobre su frontis completo y dignidad ante la Humanidad al generalizarse la mixidad en nuestra Orden. Solo de este modo, nosotros, los Masones, trabajaremos realmente en nombre del Gran Arquitecto del Universo al bien de la Humanidad: razón funadamental de nuestro ingreso y permanencia en la Orden. 

Esta página es sostenida en la Red por
Héctor E. Flores
h.flores@verizon.net.do
Apartado Postal 2452
Santo Domingo,República Dominicana

[Volver al Indice|