Make your own free website on Tripod.com

Observación Profunda

por el Ven. Thich Nhat Hanh

A menudo pensamos en la paz como una ausencia de guerra, y que si las grandes potencias redujesen sus arsenales tendríamos paz. Pero si observamos profundamente las armas, veremos nuestras propias mentes: nuestros prejuicios, miedos e ignorancia. Incluso si transportásemos todas las bombas a la luna, las raíces de la guerra y las raíces de las bombas continuarían aquí, en nuestros corazones y mentes, y más tarde o más temprano construiríamos nuevas bombas. Trabajar por la paz es desenraizar la guerra de nosotros mismos y de los corazones de hombre y mujeres. Prepararse para la guerra, dar la oportunidad a millones de hombre y mujeres para matar día y noche en sus corazones es plantar las semillas de la violencia, el odio y la frustración y el temor de que sean heredadas por futuras generaciones.

"Oísteis que se dijo: 'Ojo por ojo y diente por diente'. Pero yo os digo que no hagáis frente al malvado; antes si te abofetea en la mejilla derecha, vuélvele también la otra. Y al que quiera ponerte pleito y quitarte la túnica, entrégale también el manto." Esta es la enseñanza de Jesús sobre la venganza. "Y a quien te pidiere, da; y a quien quisiere tomarte dinero prestado, no le esquives." ¿Cuántos de nosotros practicamos esto? Deben existir formas de solucionar nuestros conflictos sin matar. Debemos buscarlas. Debemos encontrar maneras de ayudar a la gente a salir de situaciones difíciles, de situaciones conflictivas, sin necesidad de matar. Nuestra sabiduría y experiencia colectivas pueden ser la lámpara que ilumine nuestro camino, mostrándonos qué hacer. Observar profundamente juntos es la principal tarea de una comunidad o una Iglesia.

Acerca del Autor

El Venerable Thich Nhat Hanh es un maestro zen vietnamita, erudito, poeta y militante por la paz mundial. Fue profesor de Religión y Director de Estudios Sociales en la Universidad de Van Hanh, en Saigón, y fundador de la Escuela para Jóvenes del Servicio Social, en Vietnam del Sur. Reconstruyó aldeas destruidas por las bombas durante la guerra con Estados Unidos y reubicó en nuevos hogares a miles de personas. En 1966 fue a Estados Unidos y Europa en representación de la voluntad de su pueblo. En 1967, Martin Luther King (h.) lo propuso para el Premio Nobel de la Paz. Terminada esa gira, no pudo regresar a su país. Desde entonces vive en Plum Village, una pequeña comunidad de Francia, donde fundó la Delegación Buddhista para la Paz en Vietnam y continúa enseñando, escribiendo, atendiendo su jardín y colaborando con refugiados de todo el mundo.

Thich Nhat Hanh, "Buda Viviente, Cristo Viviente"; Kairós, Barcelona, 1996.