Make your own free website on Tripod.com

La Atención Mental

por el Ven. Nyanaponika Mahathera

La atención mental es uno de los principios del Sendero Noble para la extinción del sufrimiento. Es el séptimo elemento o principio del Sendero, denominado atención mental pura. El método para el desarrollo de la atención mental pura ha sido explicado por el Buddha en el tratado llamado "Fundamentos de la Atención Mental Pura" o "Satipatthana Sutta". Tal es el nombre en pali de este célebre tratado. La atención mental pura abarca al ser humano entero, siendo cuatro las clases de contemplación estudiadas en dicho tratado: contemplación del cuerpo, de las sensaciones, del estado general de la mente y del contenido mental objeto de la consciencia. La atención mental debe dirigirse hacia esos cuatro elementos. La práctica metódica de la meditación comienza con la contemplación del cuerpo; entonces la atención mental se enfoca sobre el proceso corporal.

En el tratado mencionado se dan catorce ejercicios. Por lo general se efectúa una selección de ellos para una práctica estricta basada en el desarrollo de la atención mental con el propósito de obtener una visión más penetrante. Porque, desde el punto de vista buddhista, uno de los objetivos es el desarrollo de la intuición o la penetración de la esencia de las cosas para verlas tal y como son.

Satipatthana es la meditación metódica y el desarrollo de la atención mental pura. Su propósito es, desde luego, la meta del Buddhismo: la liberación de la mente de la codicia, del odio, la ilusión y la ignorancia, que son el origen de todo sufrimiento y resultan altamente perniciosos. Este método para el desarrollo de la atención mental pura es particularmente utilizado porque influye sobre las tres cualidades básicas de la mente que deben ser desarrolladas para la liberación total. Hay que estimular las cualidades éticas, perfeccionar la moralidad. La atención mental es de una gran ayuda en este sentido al incrementar el control sobre la mente y facilitar el autocontrol. Muchas violaciones de los principios morales sobrevienen a través de la imprudencia, que es una falta de atención. Se puede entrenar la mente para pensar antes de actuar y de hablar. Muchas grandes equivocaciones podrán ser evitadas mediante el desarrollo de la atención mental pura. Muchas acciones apasionadas que pueden resultar dañinas, podrán ser neutralizadas. Podrán evitarse hechos que, decididamente, pueden vulnerar una vida. La atención mental puede ayudar a purificar algunos rasgos del carácter y a purificar la moralidad. Representa una ayuda muy importante para la meditación y el entrenamiento moral. Porque prestando mayor atención, podemos desarrollar la auténtica concentración. Sólo entonces en la psicología buddhista la atención mental es un sendero de consciencia plenamente concentrada y un destacado factor de la misma. Mediante la verdadera atención mental se acentúa el interés por el objeto y se perciben muchos detalles que hasta entonces habían pasado desapercibidos. Asimismo, el interés aumenta e intensifica el grado de concentración. Uno se concentra más fácilmente si está interesado por el objeto.

La atención mental pura es también una ayuda para desarrollar la intuición o sabiduría. Según el Buddhismo, es un factor liberatorio. La meditación es solamente un medio para conseguir un fin, como, por ejemplo, una moralidad verdadera. Pero el auténtico factor liberatorio está en la intuición, en la sabiduría. Es necesario comprender la realidad tal y como es y comprender, también, las causas del sufrimiento, los conflictos y la insatisfacción. A través del método para el desarrollo de la atención mental pura, podemos separar la realidad de los prejuicios conectados con nuestras percepciones e ideas. Podemos separar estas percepciones sensoriales de nuestros valores y reacciones que asociamos a ellas.

Por ejemplo, tomamos consciencia y sabemos que las impresiones recibidas a través de los cinco sentidos son diferentes a nuestras ideas mentales y a nuestra evaluación sobre ellas. Esto nos dará libertad para ver la realidad sin ser engañados por nuestros prejuicios y nuestras pasiones, y a través de la atención mental pura podemos distinguir entre los hechos y nuestras reacciones ante ellos. Lo lograremos por el sencillo método de conducir nuestra atención mental a aquello que sucede en nuestro cuerpo y en nuestra mente. El entrenamiento moral, la meditación y la sabiduría forman parte del Noble Sendero Óctuple mostrado por el Buddha.

La atención mental nos ayuda a practicar dicho sendero para la liberación del sufrimiento, del conflicto y de la maldad. El Buddha ha declarado esto expresamente al comienzo de su tratado y el desarrollo de la atención mental puede ser de ayuda para todo el mundo, sean o no buddhistas. Incluso puede ser de gran ayuda en la vida práctica. La atención mental y la concentración son funciones claves de nuestra mente, de nuestra consciencia. Su desarrollo colabora también a que la mente funcione más eficientemente y a evitar los errores de juicio. Ayuda también a ser concienzudo, a obtener para su vida esa actitud que mantiene el científico con respecto a sus investigaciones y que consiste en desear ver los hechos, observarlos lo más objetivamente posible y reservar su juicio hasta después de dicha observación. Esa actitud se adquiere mediante el desarrollo de la atención mental pura, que puede ser de una gran ayuda a cualquier trabajo que se esté llevando a cabo. Es una característica típica de la mente humana aquella de que la atención mental se ha estancado y que la mente no está gobernada más que por los impulsos que forman parte de su estrato animal. Pero el hombre puede desarrollar su atención mental pura, desapegarse de cualquier cosa y observarla desde todos sus lados.

Acerca del Autor

El Venerable Nyanaponika Thera nació en Alemania en 1901 y se ordenó monje buddhista en Sri Lanka en 1936, siendo discípulo del gran maestro y erudito Nyanatiloka. Fundador e investigador de la Buddhist Publication Society de Sri Lanka, es uno de los más grandes especialistas contemporáneos en Satipatthana Sutta y meditación.

Nyanaponika Mahathera en "El Budismo Viviente"; Cedel, Barcelona, 1984.